.

Investigación Documental sobre la Virgen de Guadalupe

.

......................................

¿Qué DICE el Nican Mopohua?

Versiones, texto náhuatl-español, comentarios


.




El Nican Mopohua relata, en forma vívida y poética los hechos que acontecieron en el cerro del Tepeyac, en la iglesia de Tlatelolco y en la casa del obispo de México, entre el 9 y el 12 de diciembre de 1531, y de cinco apariciones de la Virgen de Guadalupe. Las primeras tres sólo a Juan Diego en el Tepeyac, la cuarta ante el obispo Zumárraga y cuantos estaban junto a él, al desplegarse el ayate del indio, y finalmente, una a Juan Bernardino, en la cual dice su nombre: Santa María de Guadalupe -nombre que también estudiaremos-.

Han habido varias versiones de tan importante documento, la primera fue publicada en el original náhuatl por Lasso de la Vega, en 1648, con el título de Huey tlamahuizoltica.
El p. Luis Becerra Tanco dio una traducción, en su Felicidad de México. El principio y milagroso origen que tuvo el santuario de la Virgen María, Nuestra Señora de Guadalupe. Hay otra traducción al castellano, atribuida a don Lorenzo Boturini -aunque muy bien pudo ser encargo de él a algún conocedor del náhuatl-. En 1886 el padre Agustín de la Rosa hizo una traducción directa del náhuatl al latín.

Ya en el siglo XX, el p. Jesús García Gutiérrez imprimió nuevamente el relato, con numerosas anotaciones filológicas de don Primo Feliciano Velázquez, publicada en 1926 con el facsímil del Huey Tlamahuizoltica. El estudioso p. ángel María Garibay Kintana hizo una traducción que no llegó a ver publicada -murió antes de su publicación-. Hay versiones inéditas -la de Carlos Tapia Centeno y la de Joseph Julian Ramírez-, en las que se apoyó el p. Mario Rojas para su traducción, titulada Nican mopohua, don Antonio Valeriano. La versión del p. Rojas es de las más conocidas y difundidas.

Hay una versión muy enfocada a la Filología, por el estudioso Guillermo Ortiz de Montellano. En 1998 fue publicada una traducción del Huey tlamahuizoltica al inglés, por Lisa Souza, Stafford Poole y James Lockhart, con el título The Story of Guadalupe. Luis Lasso de la Vega┤s Huey tlamahuizoltica of 1649. Por las mismas fechas surgió la traducción exegética del p. José Luis Guerrero Rosado, con el título El Nican Mopohua. Un intento de exégesis, y en 1999 la traducción más moderna hasta ahora, la de Miguel León-Portilla, con el título Tonantzin Guadalupe.


La traducción que he decidido publicar aquí es la de Miguel León-Portilla, por ser de las más modernas. Esta versión, y la del p. José Luis Guerrero, no se limitan a traducir las palabras, sino que buscan transmitir el pensamiento de los indígenas, la riqueza lingüística del náhuatl y las formas de expresión indígenas.

León-Portilla y Guerrero dan por lo tanto traducciones más minuciosas, y por lo mismo, más exquisitas, pues permiten apreciar mejor la belleza del idioma mexicano y sus constantes metáforas poéticas. En este caso, me decidí por la versión de León-Portilla porque la coloca a modo de verso, dándome así una mejor forma de colocar juntos el texto náhuatl y el castellano, y además, tener una idea de la Poesía de la que rebosa el Nican Mopohua.

Pero si los lectores gustan, pueden revisar en Internet otras cuatro traducciones:
-La del Lic. Primo Feliciano Velázquez.
-La de Guillermo Ortiz de Montellano.
-La del P. Mario Rojas Sánchez.
-Y la de Mons. José Luis Guerrero,
esta última con comentarios muy interesantes, según el magnífico estilo del p. Guerrero.




..
El Nican Mopohua, texto en Náhuatl y en Castellano
..






I

Nican mopohua, motecpana,
in quenin, yancuican, huey tlamahuišoltica,
monexiti in cenquizca ichpochtli
Sancta Maria Dios Inantzin
tocihuapillatocatzin,
in oncan Tepeyacac,
motenehua Guadalupe.
Acattopa quimottititzino ce macehualtzintli
itoca Juan Diego;
Auh šantenpan monexiti in Itlašoixiptlatzin
in ixpan yancuican Obispo
Don Fray Juan de Sumárraga.
ihuan in ixquich tlamahuišolli
ye quimochihuilia.

Ye yuh matlac xihuitl
in opehualoc in atl in tepetl
Mexico,
in ye omoman in mitl in chimalli,
in ye nohuian ontlamatcamani
in ahuacan in tepehuahcan.
in maca šan ye opeuh,
ye xotla, ye cueponi
in tlaneltoquiliztli, in iximachocatzin
in Ipalnemohuani, nelli Teotl Dios.
In huel ihcuac in ipan xihuitl 1531,
quin iuh iquezquilhuioc
in metztli Diciembre mochiuh,
oncatca ce macehualtzintli icnotlapalšintli. itoca catca Juan Diego,
iuh mitoa ompa chane catca in Quauhtitlan,
auh in ica Teoyotl,
oc mochi ompa pohuia in Tlatilulco.

Auh Sabado catca,
huel oc yohuatzinco,
quihualtepotztocaya in Teoyotl
ihuan in inetititlaniz. Auh in ašico in inahuac tepetzintli
in itocayohcan Tepeyacac,
ye tlatlalchipahua,
concac in icpac tepetzintli cuicoa,
yuhquin nepapan tlašototome cuica. Cacahuani in in tozqui, iuhquin quinananquilia tepetl,
huel cenca teyolquima, tehuellamachti
in incuic, quicenpanahuia in coyoltototl,
in tzinitzcan ihuan in occequin tlašototome ic cuica.

Quimotztimoquetz in Juan Diego,
quimolhui:
"-¿Cuix nolhuil, cuix nomacehual
in ye niccaqui?
¿Ašo šan nictemiqui
ašo šan niccochitlehua? ¿Canin ye nica,
canin ye ninotta?
¿Cuix ye oncan
in quitotehuaque huehuetque
tachtohuan tococolhuan,
in Xochitlalpan
in Tonacatlalpan,
cuix ye oncan in Ilhuicatlalpan? "

Ompa on ytzticaya
in icpac tepetzintli
in tonatiuh iquišayampa,
in ompa hualquiztia
in ilhuicatlašocuicatl.
Auh in oyuhceuhtiquiz in cuicatl,
in omocactimoman
In yee quicaqui
hualnotzalo
in icpac tepetzintli,
Quilhuia: "-Juantzin, Juan Diegotzin".
Niman šan yee motlahpaloa
inic ompa yaz
in canin notzalo.

Ahquen mochihua in iyollo,
manoce itla ic mišahuia,
yece huel paqui
huellamachtia.
Quitlecahuita in tepetzintli
ompa ytztia in campa hualnotzaloc.
Auh in ye ahšitiuh
in icpac tepetzintli,
in ye oquimottili še šihuapilli
oncan moquetzinoticac.

Quihualmonochili
inic onyaz in inahuactzinco.
Auh in oyuhahšito in ixpantzinco,
šenca quimomahuišalhui
in quenin huellašenpanahuia
in ic šenquizca mahuizticatzintli;
in itlaquentzin
yuhquin tonatiuh ic motonameyotia,
inic pepetlaca.
Auh in tetl, in texcalli
in ic itech moquetza,
inic quimina in itlanexyotzin
yuhqui in tlašochalchihuitl,
maquiztli, in ic neši.
Yuhquin ayauhcošamalo
cuecueyoca in tlalli.
Auh in mizquitl, in nopalli
ihuan ocšequin nepapan xiuhtotontin
oncan mochichihuani
yuhquin quetzaliztli,
yuhqui in teoxihuitl in iahtlapallo neši
auh in icuauhyo, in ihuitzyo, in iahuayo
yuhqui in coztic teocuitatl ic pepetlaca.

Ixpantzinco mopechtecac,
quicac
in iyotzin in itlahtoltzin
in huel šenca tehuellamachti
in huel tecpiltic
yuhqui in quimošošonahuilia,
Quimolhuili:
"-Tlaxiccaqui noxocoyouh
Juantzin, ¿campa in timohuica? "

Auh in yehhuatl quimonanquilili:
"-Notecuiyoé šihuapillé,
Nochpochtziné,
ca ompa nonašiz mochantzinco
Mexico Tlatilulco,
nocontepotztoca in teoyotl,
in techmomaquilia,
in techmomachtilia
in ixiptlahuan in Tlacatl,
in Totecuiyo, in toteopixcahuan".

Niman ye ic quimononochilia,
quimixpantilia in itlašotlanequiliztzin,
Quimolhuilia:
"Ma xicmati,
ma huel yuh in moyollo,
noxocoyouh,
ca nehhuatl
in nišenquizca šemicac ichpochtli
Sancta María,
in Inantzin in huel nelli Teotl Dios,
in Ipalnemohuani,
in Teyocoyani,
in Tloque Nahuaque,
in Ilhuicahua,
in Tlalticpaque.
Huel nicnequi,
cenca niquelehuia
inic nican nechquechilizque
noteocaltzin,
in oncan nicnextiz,
nicpantlašaz
nictemacaz
in ixquich notetlašotlaliz,
noteycnoitlaliz,
in notepalehuiliz, in notemanahuiliz,
Ca nel nehhuatl
in namoicnohuacanantzin,
in tehuatl ihuan in ixquichtin
in ic nican tlalpan anšepantlaca,
ihuan in ocšequin nepapantlaca,
in notech motzatzilia, in nechtemoa,
in notech motemachilia.

Ca oncan niquincaquiliz
in inchoquiliz, in intlaocol,
inic nicyectiliz,
nicpahtiz in ixquich nepapan innetoliniliz,
intonehuiz, inchichinaquiliz.
Auh inic huelneltiz in nicnemilia
in noteicnoittaliz
ma xiauh in ompa in itecpanchan
in Mexico Obispo.

Auh tiquilhuiz in quenin nehhuatl nimitztitlani
inic tiquixpantiz
in quenin huel šenca niquelehuia
inic nican nechcalti,
nechquechili in ipan in tlalmantli noteocal.
Huel mochi ticpohuiliz
in ixquich in otiquittac,
oticmahuišo,
ihuan in tlein oticcac.

Auh ma yuh ye in moyollo
ca huel nictlašocamattiz,
auh ca niquixtlahuaz
ca ic nimitzcuiltonoz,
nimitztlamachtiz.
Ihuan miec oncan ticmašehuaz
ic niccuepcayotiz
mošiahuiliz, in motequipanoliz
ic ticnemilitiuh
in tlein nimitztitlani.
Ocayeoticcac, noxocoyouh,
in niiyo, in notlahtol;
ma ximohuicatiuh,
ma ixquich motlapal xicmochihuili."

Auh niman ic ixpantzinco onmopechtecac,
quimolhuili:
"-Notecuiyoé, šihuapillé,
ca ye niyauh inic nicyectiliz
in mihiyotzin in motlatoltzin,
ma oc nimitznotlalcahuili
in nimocnomašehual".

Niman ic hualtemoc
inic quineltilitiuh in inelitlaniz:
connamiquico in cuepohtli,
huallamelahua Mexico.
In oahšico itic altepetl,
niman ic tlamelauh in itecpanchantzinco in Obispo,
in huel yancuican hualmohuicac
Teopixcatlatoani,
itocatzin catca don Fray Juan de Sumárraga,
San Franšisco Teopixqui.

Auh in oahšito,
niman ic moyeyecoa inic quimottiliz,
quintlatlauhtia in itetlayecolticahuan
in itlanencahuan,
inic conittotihui.
Ye achi huehcautica
in connotzaco,
in ye omotlanahuatili in Tlatohuani Obispo
inic calaquiz. Auh in oncalac,
niman ixpantzinco motlancuaquetz,
mopechtecac.
Niman ye ic quimixpantilia
quimopohuilia
in iiyhotzin in itlahtoltzin
Ilhuicac šihuapilli
in inetitlaniz:
no ihuan quimolhuilia,
in ixquich oquimahuišo,
in oquittac, in oquicac.

Auh in oquicac in mochi ytlahtol,
inetitlaniz,
yuhquin amo šenca monelchiuhtzino,
quimonanquili, quimolhuili:
"-Nopiltziné ma ocšeppa tihuallaz,
oc ihuian nimitzcaquiz,
huel oc itzinecan niquittaz,
nicnemiliz in tlein ic otihualla
in motlanequiliz, in motlaelehuiliz".





I

Aquí se relata, se pone en orden,
cómo, hace poco, de manera portentosa,
se mostró la perfecta doncella.
Santa María, madrecita de Dios,
nuestra noble señora,
allá en Tepeyácac, Nariz del monte,
que se dice Guadalupe.
Primero se mostró a un hombrecillo,
de nombre Juan Diego.
Luego apareció su imagen preciosa
ante el recién electo obispo
don fray Juan de Zumárraga,
y [también se relatan] todas las maravillas
que ha hecho.

Y a diez años
de que fue conquistada el agua, el monte,
la ciudad de México,
ya reposó la flecha, el escudo,
por todas partes estaban en paz
en los varios pueblos.
No ya sólo brotó,
ya verdea, abre su corola
la creencia, el conocimiento
del Dador de la Vida, verdadero Dios.
Entonces, en el año 1531,
pasados algunos días
del mes de diciembre, sucedió.
Había un hombrecillo, un pobrecillo,
su nombre era Juan Diego.
Se dice que tenía su casa en Cuauhtitlán.
Y en cuanto a las cosas divinas,
aún todo pertenecía a Tlatelolco.

Y era sábado,
todavía muy de mañana,
venía en seguimiento de las cosas divinas
y de todo lo que estaba mandado.
Y vino a acercarse al cerrito,
donde se llama Tepeyácac,
ya relucía el alba en la tierra.
Allí escuchó: cantaban sobre el cerrito,
era como el canto de variadas aves preciosas.
Al interrumpir sus voces,
como que el cerro les respondía.
Muy suaves, placenteros,
sus cantos aventajaban a los del pájaro cascabel,
del tzinitzcan y otras aves preciosas que cantan.

Se detuvo Juan Diego,
se dijo:
¿Es acaso merecimiento mío
lo que escucho?
¿Tal vez estoy sólo soñando?
¿Acaso sólo me levanto del sueño?
¿Dónde estoy?
¿Dónde me veo?
¿Tal vez allá,
donde dejaron dicho los ancianos,
nuestros antepasados, nuestros abuelos,
en la Tierra florida, Xochitlalpan,
en la Tierra de nuestro sustento, Tonacatlalpan,
tal vez allá en la Tierra celeste, Ilhuicatlalpan?

Hacia allá estaba mirando,
hacia lo alto del cerrito,
hacia donde sale el sol,
hacia allá, de donde venía
el precioso canto celeste.
cesó el canto,
dejó de escucharse.
Ya entonces oyó,
era llamado
de arriba del cerrito.
Le decían: Juanito, Juan Dieguito.
Luego ya se atrevió,
así irá a allá,
donde era llamado.

Nada inquietó su corazón,
ni con esto se alteró,
sino que mucho se alegró,
se regocijó.
Fue a subir al cerrito,
allá va a ver donde lo llamaban.
Y cuando llegó
a la cumbre del cerrito,
contempló a una noble señora.
que allí estaba de pie.

Ella lo llamó,
para que fuera a su lado.
Y cuando llegó a su presencia,
mucho le maravilló
cómo sobrepasaba
toda admirable perfección.
Su vestido,
como el sol resplandecía,
así brillaba.
Y las piedras y rocas
sobre las que estaba
flechaban su resplandor
como de jades preciosos,
cual joyeles relucían.
Como resplandores de arco iris
reverberaba la tierra.
Y los mezquites, los nopales
y las demás variadas yerbitas
que allí se dan,
se veían como plumajes de quetzal,
como turquesas aparecía su follaje,
y su tronco, sus espinas, sus espinitas,
relucían como el oro.

Delante de ella se inclinó,
escuchó
su reverenciado aliento, su reverenciada palabra,
en extremo afable,
muy noble,
como que lo atraía,
le mostraba amor.
Le dijo ella:
Escucha, hijo mío, el más pequeño,
Juanito, ¿a dónde vas?

Y él le respondió:
Señora mía, noble señora,
mi muchachita,
me acercaré allá, a tu reverenciada casa
de México Tlatelolco,
voy a seguir las cosas divinas,
las que nos entregan,
nos enseñan
los que son imagen del Señor,
el Señor Nuestro, nuestros sacerdotes.

En seguida así le habla ella,
le muestra su preciosa voluntad,
le dice:
Sábelo,
que esté así tu corazón,
hijo mío, el más pequeño,
en verdad soy yo
la en todo siempre doncella,
Santa María,
su madrecita de él, Dios Verdadero,
Dador de la vida, Ipalnemohuani,
Inventor de la gente, Teyocoyani,
Dueño del cerca y del junto, Tloque Nahuaque,
Dueño de los cielos, Ilhuicahua,
Dueño de la superficie terrestre, Tlalticpaque.
Mucho quiero yo,
mucho así lo deseo
que aquí me levanten
mi casita divina,
donde mostraré,
haré patente,
entregaré a las gentes
todo mi amor;
mi mirada compasiva,
mi ayuda, mi protección.
Porque, en verdad, yo soy
vuestra madrecita compasiva,
tuya y de todos los hombres
que vivís juntos en esta tierra
y también de todas las demás gentes,
las que me amen,
las que me llamen, me busquen,
confíen en mí.

Allí en verdad oiré
su llanto, su pesar,
así yo enderezaré,
remediaré todas sus varias necesidades,
sus miserias, sus pesares.
Y para que sea realidad lo que pienso,
lo que es mi mirada compasiva,
ve allá al palacio
del obispo de México.
Y le dirás cómo te envío
para que le muestres
cómo mucho deseo
que aquí se me haga una casa,
se me levante mi casa divina en el llano.
Bien le contarás
todo cuanto viste,
lo que te ha admirado,
y lo que oíste.

Y que así esté tu corazón,
porque bien lo agradeceré,
lo compensaré,
en verdad así te daré en abundancia,
te enalteceré.
Y mucho allí merecerás,
así yo te recompensaré
por tu fatiga, tu trabajo,
con que irás a cumplir
a lo que yo te envío.
Ya escuchaste, hijo mío el más pequeño,
mi aliento, mi palabra.
Ve ya,
hazlo con todo tu esfuerzo.

Luego él ante ella se postró,
le dijo:
Señora mía, noble señora,
en verdad ya voy, cumpliré
tu reverenciado aliento, tu reverenciada palabra.
Así pues ahora te dejo,
yo tu pobre servidor.

Luego vino a bajar
para ir a cumplir su encargo,
vino a encontrar la calzada
que va derecho a México.
Cuando llegó al interior de la ciudad,
luego se fue derecho al palacio del obispo,
el cual hacía poco había llegado,
el gobernante de los sacerdotes,
su nombre era don fray Juan de Zumárraga,
sacerdote de San Francisco.

Y fue a cercarse,
luego trata de verlo,
suplica a los que le sirven,
a sus criados,
que vayan a decirle.
Ya un poco se hizo larga la espera.
Vienen a llamarlo,
ya lo dispuso el que gobierna, obispo,
así entrará.
Y ya entró,
en seguida ante él se pone de rodillas,
se inclina.
Luego ya le hace manifiesto,
le comunica
su reverenciado aliento, su reverenciada palabra
de la noble señora del cielo,
lo que es su mensaje.
También le refiere
todo lo que le había maravillado,
lo que vió, lo que escuchó.

Pero el obispo cuando oyó todo su relato,
su mensaje,
como que no le pareció muy verdadero.
Le respondió el obispo, le dijo:
Hijo mío, otra vez vendrás,
más despacio te escucharé,
así desde el comienzo veré,
pensaré qué te ha traído,
lo que es tu voluntad,
lo que es tu deseo.




II



Hualquiz; tlaocoxtihuitz,
inic amo niman oneltic
in inetitlaniz.
Niman hualmocuep
iz ša ye iquac ipan šemilhuitl;
niman onca huallamelauh
in icpac tepetzintli,
auh ixpantzinco ahšito,
in ilhuicac šihuapilli,
iz šan ye oncan in canin acattopa quimottili,
quimochiyayalitica.
Auh in oyuhquimottili,
ixpantzinco mopechtecac,
motlalchitlaz,
quimolhuili:
"-Notecuiyoé, Tlacatlé, Chihuapillé,
Noxocoyohué, Nochpochtziné,
ca onihuia in ompa
otinechmotitlanili,
ca onicneltilito
in mihiyotzin in motlatoltzin;
mašihui in ohuihuitica in onicalac
in ompa iyeyan
in teopixcatlahtohuani,
ca oniquittac,
ca oixpan nictlalli
in mihiyotzin in motlaltotzin
in yuh otinechmonanahuatili,
onechpaccašeli,
auh oquiyeccac;
yeše inic onechnanquili
yuhquin amo iyollo omašic,
amo monelchihua.

Onechilhui:
<<-Ocšeppa tihuallaz,
oc ihuiyan nimitzcaquiz,
huel oc ytzinecan niquittaz
in tlein otihualla,
motlayelehuiliz,
motlanequiliz>>.
Huel ytech oniquittac
in yuh onechnanquili
ca momati
in moteocaltzin ticmonequiltia
mitzmochihuililizque nican,
ašo šan nehuatl nicyoyocoya,
acašomo motencopatzinco;
ca šenca nimitznotlatlauhtilia
Notecuiyoé, šihuapillé, Nochpochtziné,
manošo aca šeme in tlašopipiltin,
in iximacho, in ixtilo, in mahuiztilo,
itech xicmocahuili
in quitquiz in quihuicaz
in mihiyotzin in motlahltoltzin
inic neltocoz.

Ca nel nicnotlapaltzintli,
ca nimecapalli,
ca nicacaxtli,
ca nicuitlapilli, ca natlapalli,
ca nitco ca nimamaloni,
camo nonenemian,
camo nonequetzayan
in ompa tinechmihualia,
Nochpochtziné, Noxocoyohué,
Tlacatlé. šihuapillé.
Ma xinechmotlapopolhuili
nictequipachoz in mixtzin in moyollotzin,
ipan niaz, ipan nihuetziz
in mošomatzin in mocualontzin,
Tlacatlé, Notecuiyoé".

Quimonanquilili in šenquizca
Mahuizychpochtzintli:
"Tlaxiccaqui noxocoyouh
ma huel yuh ye in moyollo
camo tlašotin in notetlayecolticahuan
in notititlanhuan,
in huel intech niccahuaz
in quitquizque in nihiyo in notlahtol,
in quineltilizque in notlanequiliz:
yeše huel yuh monequi
inic huel tehhuatl ic tinemiz,
ipan titlahtoz,
huel momatica neltiz,
mochihuaz, in nošializ, in notlanequiliz.
Auh huel nimitztlatlauhtia
noxocoyouh,
ihuan nimitztlacuauhnahuatia
ca huel ocšeppa tiaz in moztla
tiquittatiuh in Obispo.

Auh nopampa xicnehmachti,
huel yuh xiccaquiti
in nošializ,
in notlanequiliz,
inic quineltiliz
inic quichihuaz noteocal
niquitlanilia.
Ihuan huel ocšeppa xiquilhui
in quenin huel nehhuatl
nišemicac Ichpochtli Sancta María
in niinantzin Teotl Dios
in ompa nimitztitlani".

Auh in Juan Diego quimonanquilili
quimolhuili:
-"Notecuiyoé, šihuapillé, Nochpochtziné,
macamo nictequipacho
in mixtzin in moyollotzin,
ca huel nošenyollocacopa nonyaz,
noconneltilitiuh
in mihiyotzin in motlatoltzin
ca niman amo nicnocacahualtia,
manoše nictecococamatti in ohtli.
Ca nonyaz
noconchihuatiuh in motlanequiliztzin,
šan huel ye in ašo camo niyeccacoz;
in tlanoše ye onicacoc
acašomo nineltocoz.
Ca tel moztla
ye teotlac
in ye oncalaqui tonatiuh
niccuepaquiuh
in mihiyotzin in motlatoltzin
in tlein ic nechnanquiliz
in Teopixcatlatoani;
Ca ye nimitznotlalcahuilia, Noxocoyohué,
Nochpochtziné, Tlacatlé, šihuapillé,
ma oc ximošehuitzino".


II



Salió, se fue triste,
porque no en seguida se cumplió
lo que era su mensaje.
Después fue a regresar,
cuando ya se había completado el día,
allá se fue derecho
a lo alto del cerrito.
Y llegó delante de ella,
la noble señora celeste,
allí donde la primera vez se le hizo visible,
allí lo estaba aguardando.
Y cuando así la vio,
ante ella se inclinó,
se humilló hasta el suelo,
le dijo:
Mi señora, señora, noble señora,
hija mía la más pequeña, mi muchachita,
ya fui allá,
a donde me enviaste como mensajero,
en verdad fui a que se cumpliera
tu reverenciado aliento, tu reverenciada palabra,
Aún cuando con mucha dificultad, entré
allá donde es su lugar de estar,
del que manda a los sacerdotes,
en verdad lo vi,
en verdad ante él expuse
tu reverenciado aliento tu reverenciada palabra, como tú me lo mandaste.
Me recibió él con agrado,
y con atención escuchó
pero así me respondió
como que su corazón no lo reconoció,
no lo tuvo por verdad.

Me dijo:
Otra vez vendrás,
así despacio te escucharé,
así podré ver desde el comienzo
por qué has venido,
lo que es tu deseo,
lo que es tu voluntad.
De eso pude ver,
del modo como me respondió,
que en verdad piensa él
que tu reverenciada casa divina,
que quieres que aquí te hagan,
tal vez yo sólo la he inventado,
tal vez no viene de tus reverenciados labios.
Por esto, mucho te ruego,
señora mía, noble señora, mi muchachita,
que a alguno de los preciosos nobles,
los conocidos, reverenciados, honrados,
así le encargues
que lleve, que conduzca
tu reverenciado aliento, tu reverenciada palabra,
para que así sea creída.

En verdad yo soy un infeliz jornalero,
sólo soy como la cuerda de los cargadores,
en verdad soy angarilla,
sólo soy cola, soy ala,
soy llevado a cuestas, soy una carga,
en verdad no es lugar donde yo ando,
no es lugar donde yo me detengo,
allá a donde tú me envías,
mi muchachita, mi hija la más pequeña,
señora, noble señora.
Por favor, perdóname,
daré pena con esto a tu rostro, a tu corazón,
iré, caeré
en tu enojo, en tu cólera,
señora, señora mía.

Así le respondió la perfecta,
admirable doncella:
Escucha, tú el más pequeño de mis hijos,
que así lo comprenda tu corazón,
no son gente de rango mis servidores,
mis mensajeros,
a quienes yo podré encargar
que lleven mi aliento, mi palabra,
los que podrán hacer se cumpla mi voluntad.
Pero es muy necesario
que tú vayas,
abogues por esto,
gracias a ti se realice,
se cumpla mi querer, mi voluntad.
Y mucho te pido,
hijo mío, el más pequeño,
y mucho te mando
que, una vez más, vayas mañana,
vayas a ver al obispo.

Y de mi parte haz que sepa,
haz que oiga bien
lo que es mi querer,
lo que es mi voluntad,
para que cumpla,
edifique mi casa divina,
la que yo le pido.
Y, una vez más dile
cómo yo,
la siempre doncella Santa María,
yo, su madrecita de Teotl Dios,
a ti como mensajero te envío.

Y Juan Diego le respondió,
le dijo:
Señora mía, noble señora, muchachita mía,
no disguste yo
a tu rostro, a tu corazón.
En verdad, de corazón iré,
marcharé para que se cumpla
tu reverenciado aliento, tu reverenciada palabra.
En verdad no lo abandonaré
ni tengo por penoso el camino.
Iré ya,
a cumplir tu voluntad,
sólo que tal vez no seré oído
y, si fuere escuchado,
quizá no seré creído.
Pero en verdad, mañana,
ya de tarde,
ya puesto el sol,
vendré a devolverte
tu reverenciado aliento, tu reverenciada palabra,
lo que me responderá
el que gobierna a los sacerdotes.
Ya te dejo, hija mía la más pequeña,
mi muchachita, señora, noble señora,
que así pues descanses.




III



Auh niman ic in ya ichan mošehuito.
Auh in imoztlayoc
domingo, huel oc yohuatzinco
tlatlayohuatoc, ompa hualquiz in ichan
huallamelauh in Tlatilulco,
quimattihuitz in teoyotl
ihuan inic tepohualoz:
niman ye inic quittaz Teopixcatlatoani.

Auh ahšo ya ipan matlactli hora
in onešencahualoc
inic omocac misa,
ihuan otepohualoc,
in hualxin in ixquich mašehualli.
Auh in yehuatl Juan Diego
niman ic ya in itecpanchantzinco
in Tlatoani Obispo.
Auh in oašito
ixquich itlapal oquichiuh inic quimottiliz;
auh huel ohuitica in ocšeppa quimottili.

Icxitlantzico motlanquaquetz,
choca, tlaocoya in ic quimononochilia,
in ic quimixpantilia
in ihiyotzin in itlahtoltzin
in Ilhuicac šihuapilli,
inic ašo šanen neltocoz in inetitlaniz
in itlanequilištzin
šenquizca ichpochtli,
inic quimochihuililizque in iteocaltzin
in canin omotlatenehuili
in canin quimonequiltia.
Auh in Tlatoani Obispo
huel miac tlamantli inic quitlatlani,
quitlatemoli,
inic huel iyollo mahšiz,
campa in quimottili, quenamecatzintli.

Huel moch quipohuilili in Tlatoani Obispo.
Auh mašihui in huel moch quimomelahuilili
in yuhcatzintli, ihuan in ixquich oquittac,
oquimahuišo
inca huel yuh neši
ca Yehuatzin iz šenquizca ychpochtzintli
in Itlašomahuišnantzin
in Totemaquixticatzin Totecuiyo Jesuchristo;
yeše amo niman ic omonelchiuh.

Quito ca amo šan ica itlatol
itlaitlaniliz mochihuaz
moneltiliz in tlein quitlani,
Ca huel oc itla inezca monequi
inic huel neltocoz
in quenin huel Yehuatzin quimotitlanilia
in Ilhuicac šipuapilli.

Auh in oyuhquicac in Juan Diego
quimolhuili in Obispo:
"Tlacatlé, Tlatohuanié,
ma xicmottili catlehuatl yez
in inezca ticmitlanilia
ca niman niyaz
niquitlanililitiuh in Ilhuicac šihuapilli
onechhualmotitlanili."

Auh in oquittac in Obispo
ca huel monelchihua
ca niman atle ic meleltia, motzotzona,
niman ic quihua.
Auh in ye huitz,
niman ic quinmonahuatili
quezqui in ichantlaca,
in huel intech motlacanequi,
quihualtepotztocazque,
huel quipipiazque campa in yauh,
ihuan aquin conytta
connotza.

Tel iuh mochiuh.
Auh in Juan Diego niman ic huallamelauh,
quitocac in cuepohtli.
Auh in quihualtepotztocaya
oncan atlauhtli quiša
inahuac Tepeyacac,
quauhpantitlan
quipoloco,
manel oc nohuian tlatemoque
aoccan quittaque.
šan yuh hualmocuepque,
amo šaniyo in ic omoxixiuhtlatito,
noihuan ic oquimelelti
oquincualancacuiti.

Yuh quinonotzato in Tlatoani Obispo,
quitlahuellalilique inic amo quineltocaz,
quilhuique inic šan conmoštlacahuilia,
šan quipipiqui in tlein quihualmolhuilia,
anoce šan oquitemic,
šan oquicochitleuh
in tlein quimolhuilia
in tlein quimitlanililia;
Auh huel yuh quimolhuique
intla ocšeppa hualaz,
mocuepaz,
oncan quitzitzquizque,
ihuan chicahuac quitlatzacuiltizque
inic aocmo šeppa iztlacatiz,
tequamanaz.
















































In imoztlayoc lunes
in icuac quihuicazquia in Juan Diego
in itla inezca inic neltocoz
aocmo ohualmocuep:
Ye ica in icuac ašito in ichan,
še itla, itoca Juan Bernardino,
oitechmotlali in cocoliztli,
huel tlanauhtoc.
Oc quitišinochilito,
oc ipan tlato,
yeše aocmo inman,
ye huel otlanauh:
Auh in ye yohuac,
quitlatlauhti in itla in oc yohuatzinco,
oc tlatlayohuatoc hualquišaz,
quimonochiliquiuh in oncan Tlatilulco
šeme in teopixque
inic mohuicaz, quimoyolcuitilitiuh,
ihuan quimošencahuilitiuh,
ye ica ca huel yuhca in iyollo
ca ye inman,
ca ye oncan inic miquiz
ca aoc mehuaz
aocmo patiz.

Auh in martes,
huel oc tlatlayohuatoc
in ompa hualquiz ichan in Juan Diego
in quimonochiliz teopixqui
in ompa Tlatilulco,
auh in ye ašitihuitz inahuac tepetzintli
Tepeyacac in icxitlan
quiztica ohtli
tonatiuh icalaquiampa
, in oncan yeppa quišani.
Quito:
"-Intla šan nicmelahua ohtli,
manen nechhualmottiliti iz šihuapilli,
ca yeppa nechmotzicalhuiz
inic nic huiquiliz tlanezcayotl
in teopixcatlatoani,
in yuh onechmonahuatili; ma oc techcahua in tonetequipachol,
ma oc nic nonochilitihuetzi in teopixqui
motolinia, in notlatzin
amo šan quimochialitoc".

Niman ic contlacolhui in tepetl;
itzallan ontlehcoc
yenepa šentlapal,
tonatiuh iquišayampa quišato,
inic išiuhca ašitiuh Mexico
inic amo quimotšicalhuiz
in Ilhuicac šihuapilli,
in momatti ca in ompa in otlacolo
ca ahuel quimottiliz
in huel nohuiampa motztilitica.

Quittac quenin hualmotemohui
icpac in tepetzintli
ompa hualmotztilitoc
in ompa yeppa conmottiliani.
Conmonamiquilico
in inacaztlan tepetl,
conmotzacuililico,
quimolhuili:
"- Aux noxocoyouh,
¿campa in tiyauh?;
¿Campa in titztiuh? "

Auh in yehhuatl, ¿cuix achi ic mellelma?
¿Cuix noše pinahuac?
¿cuix noše ic mišahui, momauhti?
Ixpantzinco mopechtecac,
quimotlapalhui, quimolhuili:
"Nochpochtziné, Noxocoyohué,
šihuapillé, maximopaquiltitié,
¿quen otimixtonalti?
¿Cuix ticmohuelmachitia in motlašonacayotzin,
Notecuiyoé, Nopiltzinšiné?
Nictequipachoz in mixtzin in moyollotzin:
ma xicmomachiltitzino, Nochpochtziné,
ca huellanauhtoc
še momašehualtzin notla,
Huey cocoliztli in itech omotlali;
ca yeppa ic momiquiliz.
Auh oc nonišiuhtiuh
in mochantzinco Mexico,
noconnonochilic šeme in itlašohuan Totecuiyo
in toteopixcahua,
conmoyolcuitilitiuh,
ihuan conmošencahuilitiuh,
ca nel ye inic otitlacatque
in ticchiaco
in tomiquiztequiuh.
Auh intla onoconneltilito,
ca niman nican ocšeppa nihualmocuepaz,
inic nonyaz
noconitquiz
in mihiyotzin in motlatoltzin,
Tlacaté Nochpochtziné.
Ma xinechmotlapopolhuili,
ma oc ixquich xinechmopaccaihiyohuilti
camo ic nimitznoquelhuia,
Noxocoyohué, Nopiltziné,
ca niman moztla niquiztihuetziquiuh."

Auh in oyuhquimocaquiti
itlatol in Juan Diego
quimonanquili in Icnohuaca
šenquizcaichpochtzintli:
"Ma xiccaqui,
ma huel yuh ye in moyollo,
noxocoyouh,
maca tle tlein mitzmauhti,
mitztequipacho,
macamo quen mochihua
in mix in moyollo
macamo xiquimacaši in cocoliztli,
manoše oc itla cocoliztli,
cococ teopouhqui.
¿Cuix amo nican nica
nimonantzin?
¿Cuix amo nošehuallotitlan,
necauhyotitlan in tica?
¿Cuix amo nehuatl in nimopaccayeliz?
¿Cuix amo nocuixanco
nomamalhuazco in tica?
¿Cuix oc itla in motech monequi?
Macamo oc itla mitztequipacho,
mitzamana,
macamo mitztequipacho,
in icocoliz motlatzin,
camo ic miquiz in axcan itechca;
ma huel yuh ye in moyollo ca ye opatic".

Auh ca niman
huel iquac patic in itlatzin
in yuh šantepan machiztic.
Auh in Juan Diego in oyuhquicac
in ihiyotzin in itlahtoltzin
in Ilhuicac šihuapilli,
huel šenca ic omoyollali,
huel ic pachiuh in iyollo.
Auh quimotlatlauhtili
inic ma ša ye quimotitlanili
inic quittatiuh in Tlatoani Obispo
in quitquiliz itla inezca, in ineltica,
inic quineltocaz.

Auh in Ilhuicac šihuapilli
niman ic quimonahuatili
inic ontlecoz in icpac tepetzintli,
in oncan canin yeppa conmottiliaya;
Quimolhuili:
"-Xitleco, noxocoyouh
in icpac in tepetzintli,
auh in canin otinechittac
ihuan onimitznanahuati;
Oncan tiquittaz
onoc nepapan xochitl,
xictetequi, xicnechico,
xicšentlali,
ninam xic-hualtemohui,
nican nixpan xic-hualhuica".

Auh in Juan Diego
niman ic quitlecahui in tepetzintli.
Auh in oašito icpac,
šenca quimahuišo
in ixquich onoc, xotlatoc,
cuepontoc
in nepapan Caxtillan tlašoxochitl,
in ayamo imochiuhyan,
ca nel huel iquac
in motlapaltilia iz šetl;
huel šenca ahuiaxtoc,
iuhqui in tlašoepyollotli
inic yohualahuachyotoc;
Niman ic peuh in quitetequi,
huel moch quinechico,
quicuixanten.

Auh in oncan icpac tepetzintli,
ca niman atle xochitl in imochiuhyan,
ca texcalla,
netzolla, huihuitztla,
nopalla, mizquitla;
auh intla xiuhtotontin mochichihuani,
in iquac in ipan Metztli Diziembre,
ca moch quicua
quipopolohua iz šetl.

Auh ca niman ic hualtemoc,
quihualmotquilili in Ilhuicac šihuapilli
in nepapan xochitl oquitetequito,
auh in oyuhquimottili,
imaticatzinco conmocuili.

Niman ye ocšeppa
icuexanco quihualmotemili
quimolhuili:
"-Noxocoyouh,
inin nepapan xochitl yehuatl in tlaneltiliz
in nezcayotl in tic-huiquiliz in Obispo.
Nopampa tiquilhuiz
ma ic quitta in notlanequiliz
ihuan ic quineltiliz in notlanequiliz,
in nošializ.
Auh in tehuatl in tinotitlan
ca huel motech netlacaneconi;
Auh huel nimitztlacuauhnahuatia
šan huel išel ixpan Obispo
ticšohuaz in motilma,
ihuan ticnextiliz in tlein tic-huica:
Auh huel moch ticpohuiliz,
tiquilhuiz in quenin onimitznahuati
inic titlecoz in icpac tepetzintli
in tictetequitiuh xochitl,
ihuan in ixquich otiquittac,
otimahuišo,
inic huel ticyolloyehuaz
in Teopixcatlatoani
inic niman ipan tlatoz
inic mochihuaz,
moquetzaz in noteocal
oniquitlanili."


III



Y luego él se fue a reposar a su casa.
Y ya el día siguiente,
domingo, todavía un poco de noche,
estaba oscuro,
de allá salió, de su casa,
vino derecho a Tlatelolco,
vino a aprender las cosas divinas
y a ser contado en la lista.
Luego ya verá al que gobierna a los sacerdotes.

Y tal vez a las diez
había terminado,
así ya había oído misa,
y fue contado en la lista,
y toda la gente se había ido.
Pero él, Juan Diego,
luego va al palacio,
su casa, del que gobierna, obispo.
Y cuando llegó,
puso todo su empeño en verlo,
y, con mucha dificultad,
otra vez lo vio.

Junto a sus pies se arrodilló.
Llora, se aflige, así le habla,
así le manifiesta
el reverenciado aliento, la reverenciada palabra,
de la noble señora celeste.
Acaso no será creído el mensaje,
la voluntad
de la que es en todo doncella,
que le hagan su casa divina
donde ella lo había dicho,
donde ella lo quería.
Más el que gobierna, obispo,
muchas cosas así le preguntó
e inquirió,
para de este modo enterarse
dónde la vio, cómo era.

Todo se lo refirió al que gobierna, obispo.
Pero, aunque todo se lo hizo manifiesto,
cómo era y todo lo que vio,
lo que admiró,
que en verdad así aparece
la que es ella la en todo doncella,
la admirable, reverenciada madre,
del que nos liberó, Señor Nuestro Jesucristo,
sin embargo, no luego se cumplió su deseo.

Dijo el obispo que no sólo por la palabra,
la petición de él, Juan Diego, se hará,
se cumplirá lo que pidió.
Todavía se necesitaba alguna señal
para que bien pudiera ser creído
cómo a él lo enviaba como mensajero
la noble señora celeste.

Y así que lo escuchó Juan Diego,
luego le dijo al obispo:
Señor, tú que gobiernas,
mira cuál será
la señal que tú pides,
que en verdad iré luego,
iré a pedírsela a la noble señora celeste,
la que a mí me envió.

Y como vio el obispo
que él tenía ello por verdad,
porque en nada dudaba, vacilaba,
luego lo hizo irse.
Y cuando ya se va,
en seguida manda el obispo
a algunas de las gentes de su casa,
en las que bien confía,
que lo vayan a seguir,
que vean bien hacia dónde va,
y a quién mira,
con quién habla.

Así se hizo.
Y Juan Diego en seguida se fue derecho,
siguió la calzada.
Pero los que iban tras él,
allí donde se abre la barranca,
junto al Tepeyácac,
en el puente de tablas,
vinieron a perderlo.
Aunque por todas partes lo buscaron,
en ninguna parte lo vieron.
Así vinieron a regresarse,
no sólo porque con esto mucho se cansaron,
sino también porque él los disgustó,
les causó enojo.

Así fueron a decírselo al que gobierna, obispo.
Le fueron a exponer que no le creyera,
le dijeron que sólo contaba mentiras,
sólo inventaba eso que venía a decirle,
o que sólo soñó,
sólo sacó del sueño,
eso que le decía,
eso que le pedía.
Y así le dijeron que,
si una vez más venía,
regresaba,
luego lo atraparían
y con fuerza lo apresarían,
para que ya no otra vez mintiera,
inquietara a la gente.



PARéNTESIS

-En esta parte, otras traducciones hablan de un diálogo más, en el que Juan Diego le dice a la Virgen que el obispo le pidió una señal, y ella le pide que vuelva al día siguiente para llevar la prueba: no considerada como Aparición Individual, sino como parte de la Segunda Aparición.


En azul y entre corchetes va esta parte, tomada de la traducción comentada del p. José Luis Guerrero Rosado:

[Entre tanto Juan Diego estaba
en presencia de la Santísima Virgen,
comunicándole la respuesta
que venía a traerle
de parte del sr. Obispo.

Y cuando se lo hubo notificado,
la Gran Señora y Reina le respondió:
Así está bien, Hijo mío el más amado,
mañana de nuevo vendrás aquí
para que lleves al Gran Sacerdote
la prueba que te pide.
Con eso en seguida te creerá,
y ya, a ese respecto,
para nada desconfiará de ti
ni de ti sospechará.
Y ten plena seguridad,
hijo mío predilecto,
que yo te pagaré tu cuidado,
tu servicio, tu cansancio,
que por amor a mí has prodigado.
¡ánimo, mi muchachito!
que mañana aquí con sumo interés
habré de esperarte]




-Continúa la traducción de León-Portilla-

El día siguiente, lunes,
cuando tenía que llevar Juan Diego
alguna señal para ser creído,
no vino a regresar.
Porque, cuando fue a acercarse a su casa,
a un tío suyo, de nombre Juan Bernardino,
se le puso la enfermedad,
ya estaba al cabo.
Aún fue a llamar al médico,
todavía se ocupó de él,
pero ya no era tiempo,
pues ya estaba al cabo.
Y cuando ya era de noche,
le rogó su tío que todavía de madrugada,
aún a oscuras, saliera,
fuera a llamar allá en Tlatelolco,
a alguno de los sacerdotes,
para que viniera a confesarlo
y a dejarlo preparado.
Porque eso ya estaba en su corazón,
que en verdad ya era tiempo,
que ya entonces moriría,
porque ya no se levantaría,
ya no sanaría.

Y el martes,
cuando todavía estaba muy oscuro,
entonces salió de su casa Juan Diego,
llamará al sacerdote
allá en Tlatelolco.
Y vino a acercarse al cerrito,
al pie del Tepeyácac,
donde sale el camino
hacia donde se pone sol,
por allá donde antes había salido.
Dijo:
Si sigo derecho el camino,
no sea que venga a verme la noble señora,
porque me detendrá como antes,
para que lleve la señal
al sacerdote que gobierna,
según me lo ordenó.
Que antes nos deje nuestra aflicción
que así llame yo al sacerdote
al que el pobre de mi tío
nada más está aguardando.

Luego rodeó el cerro,
por en medio subió y de allí,
por una parte,
vino a pasar hacia donde sale el sol.
Así, de prisa, iba a acercarse a México,
así no lo detendría
la noble señora celeste.
Piensa él que allí donde dio vuelta,
no podrá verlo
la que bien a todas partes ve.

Contempló él cómo vino a descender ella
de la cumbre del cerrito.
Desde allí lo había estado mirando,
desde allí donde antes lo vio.
Vino a encontrarse con él
a un costado del cerro,
vino a atajarlo,
le dijo:
Hijo mío el más pequeño,
¿a dónde vas,
a dónde te encaminas?

Pero él, ¿acaso un poco se perturbó?
¿O acaso tuvo vergüenza?
¿O tal vez se asustó, se espantó?
Ante ella se postró,
la saludó, le dijo:
Muchachita mía, hija mía la más pequeña,
noble señora, que estés contenta,
¿cómo te amaneció?
¿Sientes bien tu precioso cuerpecito,
señora mía, reverenciada hija mía?
Daré aflicción a tu rostro, a tu corazón.
Sabe, muchachita mía,
que está ya al cabo
un servidor tuyo, mi tío.
Grave enfermedad se le ha puesto,
porque en verdad por ella pronto morirá.
Y así pues me iré con prisa
a tu reverenciada casa de México,
llamaré a uno de los amados del Señor Nuestro,
a uno de nuestros sacerdotes,
que vaya a confesarlo
y a dejarlo preparado,
porque en verdad para esto nacimos,
hemos venido a esperar
el trabajo de nuestra muerte.
Pero si voy a hacer esto,
luego otra vez volveré acá.
Así iré,
llevaré
tu reverenciado aliento, tu reverenciada palabra,
señora, muchachita mía.
Perdóname,
todavía tenme paciencia,
porque no me burlo de ti,
hija mía, la más pequeña,
hijita mía, mañana mismo vendré de prisa.

Así que oyó
la palabra de Juan Diego
le respondió la compasiva,
del todo doncella:
Escucha,
que así esté en tu corazón,
hijo mío, el más pequeño,
nada es lo que te hace temer,
lo que te aflige.
Que no se perturbe
tu rostro, tu corazón,
no temas esta enfermedad
ni otra cualquier enfermedad,
que aflige, que agobia.
¿Acaso no estoy aquí,
yo que soy tu madrecita?
¿Acaso no estás bajo mi sombra,
y en resguardo?
¿Acaso no soy la razón de tu alegría?
¿No estás en mi regazo,
en donde yo te protejo?
¿Acaso todavía te hace falta algo?
Que ya no te aflija cosa alguna,
que no te inquiete,
que no te acongoje
la enfermedad de tu tío.
En verdad no morirá ahora por ella.
Esté en tu corazón que él ya sanó.

Y luego entonces se curó su tío,
como así luego se supo.
Y Juan Diego, al escuchar
el reverenciado aliento, la reverenciada palabra
de la noble señora celeste,
mucho se tranquilizó en su corazón,
su corazón se calmó.
Y le rogó entonces
que lo enviara como mensajero,
para que viera al que gobierna, obispo,
y le llevara su señal, su testimonio,
para que él le crea.

Y la noble señora celeste
luego le ordenó
que subiera a la cumbre del cerrito,
allí donde él la había visto antes.
Le dijo:
Sube, tú el más pequeño de mis hijos,
a la cumbre del cerrito
y allí donde tú me viste
y donde te di mi mandato,
allí verás
extendidas flores variadas.
Córtalas, júntalas,
ponlas todas juntas,
baja en seguida,
tráelas aquí delante de mí.

Y luego Juan Diego
subió al cerrito
y cuando llegó a su cumbre,
mucho se maravilló
de cuántas flores allí se extendían,
tenían abiertas sus corolas,
variadas flores preciosas, como las de Castilla,
no siendo aún su tiempo de darse.
Porque era entonces
cuando arreciaba el hielo.
Las flores eran muy olorosas,
eran como perlas preciosas,
henchidas del rocío de la noche.
En seguida comenzó a cortarlas,
todas las vino a juntar
en el hueco de su tilma.

Pero allá en la cumbre del cerrito
no se daban ningunas flores,
porque es pedregoso,
hay abrojos, plantas con espinas,
nopaleras, abundancia de mezquites.
Y si algunas hierbas pequeñas allá se dan,
entonces en el mes de diciembre
todo lo come,
lo echa a perder el hielo.

Y luego vino a bajar,
vino a traerle a la noble señora celeste
las variadas flores que había ido a cortar.
Y cuando ella las vio,
con sus reverenciadas manos las cogió.

Luego las puso de nuevo
en el hueco de la tilma de Juan Diego,
y le dijo:
Hijo mío, el más pequeño,
estas variadas flores son la prueba,
la señal que llevarás al obispo.
De parte mía le dirás
que con esto vea lo que es mi voluntad
y que con esto cumpla mi querer,
lo que es mi deseo.
Y tú, tú eres mi mensajero,
en ti está la confianza.
Y bien mucho te ordeno
que únicamente a solas, ante el obispo,
extiendas tu tilma
y le muestres lo que llevas.
y todo le referirás,
le dirás cómo te ordené
que subieras a la cumbre del cerrito,
fueras a cortar las flores
y todo lo que tú viste,
lo que tú admiraste.
Así tú convencerás en su corazón
al que es gobernante de los sacerdotes,
así luego él dispondrá
que se haga,
se levante mi casa divina,
la que le he pedido.






IV



Auh in oconmonanahuatili
in Ilhuicac šihuapilli
quihualtocac in cuepotli
Mexico huallamelahua,
ye pactihuitz.
Ye yuh yetihuitz in iyollo
ca yecquišaquiuh,
quiyequitquiz.
Huel quimocuitlahuitihuitz
in tlein icuixanco yetihuitz
in manen itla quimacauh;
quimotlamachtitihuitz in iahuiaca
in nepapan tlašoxochitl.

In oašico
itecpanchan Obispo
connamiquito in icalpixcauh
ihuan ocšequin itlanencahuan in Tlatocateopixqui.
Auh quintlatlauhti inic ma quimolhuilican
in quenin quimottiliznequi,
yeše ayac šeme quinec.
Amo conmocaccaneque
ašo ye inic huel oc yohuatzinco.
auh anoše inic ye quiximatti
šan quintepachoa
inic imixtlan pilcatinemi.
Ihuan ye oquinonotzque in imicnihuan
in quipoloto
in iquac quitepotztocaque.

Huel huecauhtica
in otlatolchixticatca.
Auh in oquittaque ye huel huecauhtica
in oncan icac,
motololtiticac,
tlatenmaticac
in ašo notzaloz,
ihuan in iuhquinma itla quihualitqui,
quicuixanoticac;
niman ye ic itech onacique
inic quittilizque tlein quihuicatz
inic inyollo pachihuiz.

Auh in oquittac in Juan Diego
ca niman ahuel quintlatiliz
in tlein quihuicatz,
ca ic quitolinizque
quitotopehuazque
noše ic quimictizque,
tepiton quihualnexti ca xochitl.
Auh in yuhquittaque ca moch
Caxtillan nepapan xochitl
ihuan in camo imochiuhyan in iquac,
huel šenca quimahuišoque,
ihuan in quenin huel šenca šeltic,
inic cueponqui,
inic ahuiyac, inic mahuiztic.

Auh quelehuique
inic quezquitetl conanazque,
quiquixtilizque.
Auh huel expa mochiuhqui
inic motlapaloque concuizquia;
niman ahuel mochiuhqui.
Yeica in icuac quiitzquizquia
aocmo huel xochitl in quittaya,
šan yuhquima tlacuilolli, noše tlamachtli,
noše tlatzontli
in itech quittaya tilmatli.

Niman ic quimolhuilito
in Tlatoani Obispo
in tlein oquittaque;
ihuan in quenin quimottiliznequi
in mašehualtzintli ye izquipa huallauh,
ihuan in ye huel huecauh
in ye ic ašo onca tlatlatolchixtoc
inic quimottiliznequi.

Auh in Tlatoani Obispo
in oyuh quimocaquiti,
niman ipan ya in iyollotzin
ca yehuatl in ineltica
inic iyollotzin mašiz,
inic quimoneltililiz
in tlein ic nemi tlacatzintli.

Niman motlanahuatili
inic niman calaquiz, quimottiliz.
Auh in ocalac ixpantzinco mopechtecac,
in yuh yeppa quichihuani;
auh ocšeppa quimotlapohuilili
in ixquich oquittac
in oquimahuišo ihuan in inetitlaniz.

Quimolhuili:
"-Notecuiyoé, Tlatoanié,
ca ye onicchiuh,
ca ye onicneltili in yuh otinechmonahuatili,
ca huel yuh onicnolhuilito in Tlacatl in Notecuiyo
in Ilhuicac šihuapilli Santa María
in Teotl Dios Itlašonantzin,
in ticmitlania in tlanezcayotl
inic huel tinechmoneltoquitiz,
inic ticmochihuililiz in iteocaltzin
in oncan mitzmitlanililia,
ticmoquechiliz;
auh ca huel yuh onicnolhuili
in onimitšnomaquili in notlatol
inic nimitšhualnohuiquiliz in itla inezca
in ineltica in itlanequiliztzin
inic nomac oticmocahuili.
Auh ca oquihuelmocaquiti
in mihiyotzin in motlatoltzin;
auh oquimopaccašelili in ticmitlania
in itla inezca,
ineltica, inic mochihuaz
moneltiliz in itlanequiliztzin.

Auh ye in in axcan, oc yohuatzinco,
onechmonahuatili inic occeppa
nimitznottiliquiuh
Auh onicnitlanilili in itla inezca
inic nineltocoz,
in yuh onechmolhuili nechmomaquiliz,
auh ca šan niman oquimoneltilili.
Auh onechmihuali in icpac tepetzintli
in canin yeppa noconnottiliani
inic ompa nictetequitiuh
in nepapan Caxtillan xochitl.
Auh in onictequito,
onic-hualnohuiquilili in oncan tlatzintlan;
auh ca imaticatzinco conmocuili,
ocšeppa nocuixanco oconhualmotemili,
inic nimitšhualnotquililiz,
in huel Tehuatzin nimitznomaquiliz.

Mašihui in ca huel nicmattia
camo imochiuhyan xochitl
in icpac tepetzintli,
ca šan tetexcalla,
netzolla, huitztla,
tenopalla, mizquitla
amo ic oninotzotzon,
amo ic nomeyolloac.
In našito in icpac tepetzintli
in nitlachix ca ye Xochitlalpan.
Oncan šenquiztoc in ixquich nepapan tlašoxochitl
Caxtillancayotl
ahuach, tonameyotoc,
inic niman onictetequito.
Auh onechmolhuili
inic ipampa nimitznomaquiliz;
auh ca ye yuh nic neltitlia
inic oncan ticmottiliz
in itla nezcayotl in ticmitlanilia
inic ticmoneltililiz
in itlanequiliztzin;
ihuan inic neši ca neltiliztli
in notlatol, in nonetitlaniz:
Ca izca, ma xicmocelili."

0uh ca niman ic quihualšouh in iztac itilma
in oquicuixanoticaca xochitl.
Auh in yuh hualtepeuh
in ixquich nepapan Caxtillan xochitl,
niman oncan momachioti,
neztiquiz in itlašoixiptlatzin
iz šenquizca Ichpochtli Santa María
Teotl Dios Inantzin
in yuhcatzintli axcan moyetztica,
in oncan axcan mopixtzinotica
in itlazochantzinco
in iteocaltzinco
Tepeyacac, motocayotia Guadalupe.

Auh in oyuhquimottili in Tlatoani Obispo
ihuan in ixquichtin oncan catca
motlancuaquetzque, šenca quimahuišoque,
quimotztimoquetzque,
tlaocoxque, moyoltoneuhque,
yuhquin ahcoya in inyollo in intlalnamiquiliz...

Auh in Tlatoani Obispo
choquiztica, tlaocoyaliztica
quimotlatlauhtili,
quimitlanilili in itlapopolhuililoca
inic amo niman oquineltili,
in itlanequiliztzin,
in ihiyotzin in itlahtoltzin.
Auh in omoquetz
quihualton in iquechtlan ic ilpiticatca
in itlaquen, in itilma Juan Diego.
in itech omonexiti
in oncan omomachiotitzino
in Ilhuicac šihuapilli.
Auh niman ic quimohuiquili;
ompa quimotlalilito in ineteochihuayan.

Auh oc onca ošemilhuiti
in Juan Diego
in ichantzinco Obispo,
oc quimotzicalhui.
Auh in imoztlayoc quilhui:
"-šaque, inic ticteittitiz
in canin itlanequiliztzin
Ilhuicac šihuapilli
quimoquechililizque in iteocaltzin."

Niman ic tetlalhuiloc
inic mochihuaz moquetzaz.
Auh in Juan Diego in oyuhquitteititi
in canin quimonahuatili
in Ilhuicac šihuapilli
moquetzaz iteocaltzin,
niman ic tenahuati:
in oc onašiznequi in ichan
inic conittatiuh in itlatzin Juan Bernardino,
in huellanauhtoc, in icuac quihualcauhtehuac
šeme quinotzašquia teopixque
in oncan Tlatilulco,
inic quiyolcuitizquia,
quišencahuazquia;
in quimolhuili Ilhuicac šihuapilli
in ye opatic.

Auh amo šan išel quicauhque yaz,
ca quihuicaque in ompa in ichan;
Auh in oyuh ašito
quittaque in itlatzin
ye huel pactica,
niman atle quicocoa,
Auh in yehuatl šenca quimahuišo
in quenin imach hualhuico,
ihuan šenca mahuiztililo;
quitlatlani in imach
tleica in yuhqui chihualo,
in šenca mahuiztililo:

Auh in yehuatl quilhui
in quenin icuac ompa hualehuac
in quinochilizquia teopixqui
in quiyolcuitiz, quišencahuaz,
in oncan Tepeyacac
quimottilitzino in Ilhuicac šihuapilli;
auh quimotitlani in ompa Mexico
in quittatiuh in Tlatoani Obispo
inic oncan quimocaltiliz in Tepeyacac.
Auh quimolhuili in macamo motequipacho
in ca ye pactica;
in ic šenca moyollali.

Quilhui in itlatzin ca ye nelli
ca niman icuac in quimopatili,
ihuan huel quimottili
iz šan no huel ye iuhcatzintli
in yuh quimottititzinoaya in imach,
ihuan quimolhuili
in quenin yehuatl oc oquimotitlanili Mexico
in quittaz Obispo;
Auh ma no in icuac quittatiuh,
ma huel moch ic quixpantiz
quinonotzaz in tlein oquittac,
ihuan in quenin tlamahuišoltica oquimopatili;
auh ma huel yuh quimotocayotiliz,
ma huel yuhmotocayotitzinoz
iz šenquizca Ichpochtzintli
Santa María de Guadalupe
in itlašoixiptlatzin.

Auh niman ic quihualhuicaque in Juan Bernardino
in ixpan Tlatohuani Obispo
in quinonotzaco,
in ixpan tlaneltilico.
Auh inehuan in imach Juan Diego
quincalloti in ichan Obispo
achi quezquilhuitl,
inoc ixquich ica moquetzino iteocaltzin
Tlatoca šihuapilli in oncan Tepeyacac
in canin quimottitili in Juan Diego.

Auh in Tlatohuani Obispo
quicuani ompa in Iglesia Mayor
in itlašoixiptlatzin
in Ilhuicactlašošihuapilli.
Quihualmoquixtili in ompa itecpanchan
in ineteochihuayan moyetzticatca:
inic mochi tlacatl quittaz
quimahuišoz in Itlašoixiptlatzin.

Auh huel šenmochi
iz šemaltepetl olin,
in quihualmottiliaya,
in quimahuišoaya
in Itlašoixiptlatzin.
Huallateomatia,
quimotlatlauhtiliaya.
šenca quimahuišoaya
in quenin teotlamahuišoltica
inic omonexiti,
inic niman ma aca tlalticpac tlacatl
oquimicuilhui in itlašoixiptlayotzin.






IV



Y cuando ya le dio su orden
la noble señora celeste,
vino él siguiendo en derechura
la calzada de México,
ya está contento,
ya está calmado su corazón,
porque va a salir bien,
bien llevará las flores.
Va cuidando mucho
lo que viene en el hueco de su tilma,
no sea que algo se le caiga.
Lo alegra el aroma
de las variadas flores preciosas.

Cuando llegó
al palacio del obispo,
los fueron a encontrar el que cuida su casa
y los otros servidores del sacerdote que gobierna.
él les pidió que le dijeran
que quería él verlo,
pero ninguno de ellos quiso.
No querían escucharlo
o quizás era aún de madrugada.
O tal vez ya lo reconocían,
sólo los molestaba,
como que se les colgaba.
Y ya les habían hablado sus compañeros,
los que fueron a perderlo de vista
cuando habían ido a seguirlo.

Por largo tiempo
estuvo él esperando la palabra.
Y vieron ellos que mucho tiempo
allí estuvo de pie,
estuvo con la cabeza baja,
estuvo sin hacer nada,
por si tal vez fuera llamado.
Y como que venía trayendo algo
que estaba en el hueco de su tilma,
luego ya se le acercaron,
para ver qué es lo que traía
y satisfacer así su corazón.

Y vio Juan Diego
que no podía ocultarles
eso que llevaba,
y que por ello lo afligirían,
le darían de empellones,
o tal vez lo golpearían,
un poco les mostró que eran flores.
Y al ver que todas
eran variadas flores como las de Castilla.
y como no era tiempo de que se dieran,
mucho se admiraron
de que estaban muy frescas,
con sus corolas abiertas,
así olorosas, preciosas.

Y tuvieron deseo
de coger algunas pocas,
sacarlas.
Y tres veces fue
que se atrevieron a tomarlas,
aunque nada realmente sucedió.
Porque cuando trataban de hacerlo,
ya no veían las flores,
sólo como una pintura o un bordado,
o algo que estuviera cosido,
así lo veían en la tilma.

En seguida fueron a decirle
al que gobierna, obispo,
lo que habían contemplado,
y cómo quería verlo
el hombrecillo que otras veces había venido,
y que ya llevaba largo rato
en espera de la palabra
pues quería verlo.

Y el que gobierna, obispo,
así como escuchó esto,
tuvo ya en su corazón
que ésa era su señal,
con la que quería acercarse a su corazón,
para que él llevara a cabo
el en cargo en que andaba el hombrecillo.

Luego ordenó
que entrara, lo verá.
Y entró, se inclinó ante él,
como antes lo había hecho.
Y una vez más le refirió
todo lo que había visto,
lo que había admirado y su mensaje.

Le dijo:
Señor mío, tú que gobiernas,
en verdad ya hice,
ya cumplí según tú me ordenaste.
Así fui a decirle a la señora, mi señora,
la noble señora celeste, Santa María,
su preciosa madrecita de Dios,
que tú pedías una señal
para creerme,
así le harías su casa divina
allá donde ella te pedía
que la construyeras.
Y le dije
que yo te había dado mi palabra
de que te traería alguna señal,
un testimonio de su reverenciada voluntad,
según en mi mano tú lo dejaste.
Y ella escuchó bien
tu reverenciado aliento, tu reverenciada palabra,
y recibió con alegría lo que tú pedías,
la señal suya,
el testimonio para que se haga,
se cumpla su voluntad.

Y hoy, todavía de nochecita,
me ordenó que, una vez más,
viniera a verte.
Y yo le pedí su señal
para ser creído,
como me dijo que me la daría,
y en seguida lo cumplió.
Y me envió a la cumbre del cerrito,
en donde antes yo la vi,
para que allí cortara
flores como las de Castilla.
Y yo las fui a cortar,
las llevé luego abajo.
Y ella con sus reverenciadas manos las cogió.
Luego las puso en el hueco de mi tilma,
para que a ti te las trajera,
te las viniera a entregar.

Aunque yo sabía
que no es lugar donde se dan las flores
la cumbre del cerrito,
porque sólo es pedregoso,
hay abrojos, plantas espinosas,
nopales silvestres, mezquites,
no por esto dudé,
no por esto titubeé.
Fui a acercarme a la cumbre del cerrito,
vi que era la Tierra florida,
allí habían brotado variadas flores,
como las rosas de Castilla,
resplandescientes de rocío,
así luego las fui a cortar.
Y me dijo ella
que de parte suya te las diera,
y así yo cumpliría
para que tú vieras
la señal que pides.
De este modo cumplirás
lo que es su reverenciada voluntad
y así aparezca es verdad
mi palabra, mi mensaje.
Aquí están, recíbelas.

Y extendió luego su blanca tilma
en cuyo hueco estaban las flores.
Y al caer al suelo
las variadas flores como las de Castilla,
allí en su tilma quedó la señal,
apareció la preciosa imagen
de la en todo doncella Santa María,
su madrecita de Dios,
tal como hoy se halla,
allí ahora se guarda,
en su preciosa casita,
en su templecito,
en Tepeyácac, donde se dice Guadalupe.

Y cuando la contempló el que gobierna, obispo,
y también todos los que allí estaban,
se arrodillaron, mucho la admiraron.
Se levantaron para verla,
se conmovieron, se afligió su corazón,
como que se elevó su corazón, su pensamiento.

Y el que gobierna, obispo,
con lágrimas, con pesar,
le suplicó,
le pidió lo perdonara
por no haber cumplido luego
su reverenciada voluntad,
su reverenciado aliento, su reverenciada palabra.
Y el obispo se levantó,
desató del cuello, de donde estaba colgada,
la vestidura, la tilma de Juan Diego,
en la que se mostró,
en donde se volvió reverenciada señal
la noble señora celeste.
Y luego la llevó allá,
fue a colocarla en su oratorio.

Y allí todavía un día entero
estuvo Juan Diego,
en la casa del obispo,
quien hizo se quedara allí.
Y al día siguiente, le dijo:
Anda, para que tú muestres
dónde es la reverenciada voluntad
de la noble señora celeste
que se le levante su templo.

En seguida se dio orden
de hacerla, levantarla.
Pero Juan diego cuando ya mostró
dónde había ordenado
la noble señora celeste
que se le levantara su templo,
luego manifestó
que quería acercarse a su casa,
ir a ver a su tío Bernardino,
que se hallaba muy mal cuando lo dejó,
y había ido a llamar a uno de los sacerdotes,
allá a Tlatelolco,
para que lo confesara,
lo fuera a disponer,
de quien la noble señora celeste
le había dicho que ya estaba curado.

Y no sólo lo dejaron que fuera,
sino que lo acompañaron allá a su casa.
Y cuando ya llegaron,
vieron a su reverenciado tío
que estaba muy bien,
nada le afligía.
Y él mucho se maravilló
de que sobrino viniera acompañado
con muchos honores.
Preguntó a su sobrino
por qué ocurría
que tanto lo honraban.

Y él le dijo
que cuando fue allá
a llamar a un sacerdote,
que lo confesara, lo dejara dispuesto,
allá en el Tepeyácac
se le apareció la noble señora celeste
y lo envió a México,
a que fuera a ver al gobernante obispo
para que le edificara su casa en el Tepeyácac.
Y que ella le dijo que no se afligiera
porque ya estaba él curado,
y con esto mucho se tranquilizó su corazón.

Su tío le dijo que era verdad,
que entonces ella lo curó
y que la contempló
de la misma forma
como se había aparecido a su sobrino.
Y le dijo
cómo también a él lo envió a México
para que viera al obispo.
Y también que, cuando fuera a verlo,
todo se lo manifestara,
le dijera lo que había contemplado
y el modo maravilloso como lo había curado
y que así la llamara,
así se nombrara,
la del todo doncella
Santa María de Guadalupe,
su preciosa imagen.

Y en seguida llevaron a Juan Bernardino
delante del que gobierna, obispo
para que viniera a hablarle,
delante de él diera testimonio.
Y con su sobrino Juan Diego,
los aposentó en su casa el obispo
unos pocos días,
mientras se levantó la reverenciada casa
de la noble señora allá en Tepeyácac,
donde se le mostró a Juan Diego.

Y cuando el que gobierna obispo
tuvo ya algún tiempo, allá en la iglesia mayor,
a la preciosa reverenciada imagen
de la noble señora celeste,
vino a sacarla de su palacio,
de su oratorio donde estaba,
para que toda la gente viera,
se maravillara de su preciosa imagen.

Y todos a una,
toda la ciudad se conmovió,
cuando fue a contemplar,
fue a maravillarse,
de su preciosa imagen.
Venían a conocerla como algo divino,
le hacían súplicas.
Mucho se admiraban
cómo por maravilla divina
se había aparecido
ya que ningún hombre de la tierra
pintó su preciosa imagen.












..
Comentarios sobre el contenido del Nican Mopohua
..



Por la poesía náhuatl y el mensaje cristiano que contiene, el Nican Mopohua une lo que parecía inconciliable: la cultura mexicana náhuatl y la cultura cristiana española, para dar origen a un Pueblo Mestizo que sigue por mayoría la religión de los conquistadores, pero que tiene en su cultura, su lenguaje, sus lugares y sus costumbres, mucho de indígena.

La Virgen de Guadalupe representa para el mexicano la unión de lo Indio y lo Español, la Madre de unos y otros, apreciando su amor hacia sus hijos indios, nuestros antepasados, y su amor a nosotros ahora México.

Todo eso contiene el Nican Mopohua, un relato del Gran Nacimiento de México, y más que un país un pueblo, una cultura, una sociedad, una idiosincrasia. El Nican Mopohua es un resumen del principal acontecimiento que permitió existir al pueblo mestizo mexicano; debe tener con ello su justa y destacable importancia, pues a partir del Acontecimiento Guadalupano, nace el pueblo mexicano actual; la España Renacentista y el México Indígena se fusionaban bajo el amparo de una misma Madre, de un mismo Dios, y en el Tepeyac quedó el testimonio milagroso de dicha fusión, que ahora podemos nosotros -sus hijos-, admirar y agradecer.

Dios quiere que todos los hombres se salven -así lo dicen las Sagradas Escrituras-, y mucho hemos de apreciar su Amor, su Entrega, su Misericordia. La Santísima Virgen, misionera y madre amorosa, lo representó en lo tocante a México, y es por esto que María ES ACLAMADA por el Continente Americano, y Cristo reina en los corazones de América; ya se ve que no fueron cortos los frutos del evento, que condensara Valeriano en el Nican Mopohua.



.

Bibliografía:



LEÓN-PORTILLA Miguel, Tonantzin Guadalupe, pensamiento náhuatl y mensaje cristiano en el Nican Mopohua, Fondo de Cultura Económica, 2002

GUERRERO ROSADO José Luis, Los Dos Mundos de un Indio Santo, cuestionario preliminar de la beatificación de Juan Diego, Edición digital de la Basílica de Guadalupe, en www.virgendeguadalupe.org.mx

http://virgendeguadalupe.org.mx/apariciones/documentos/i_nican.htm